29 de febrero de 2012

¿Dónde está nuestro lugar?

Resulta altamente estimulante que una persona a la que consideras con criterio en un determinado tema, exponga de manera clara, y contundente, ideas que alguna vez han surgido en tu propia mente de forma totalmente desorganizada. Esto ha ocurrido hoy en clase de ecología (aviso: no confundir al ecólogo con el ecologista). Y la cuestión tiene que ver con la propia visión del hombre y de la naturaleza, intentaré transmitir una visión del mundo que a mi modo de ver, y me están convenciendo mucho más estos días, resulta muy atractiva y útil.

Normalmente consideramos al hombre algo diferente de la propia naturaleza, y tendemos a conservar lo natural, aquello que no ha sido, o lo menos posible, transformado por el hombre. Está muy de moda, el adjetivo "natural" para destacar en algunos productos o elementos, en general. Pero... ¿puede considerarse al hombre fuera de ese sistema compuesto por la naturaleza entera?, o por el contrario, ¿somos parte de esa naturalidad?.

Tiendo a incluir al hombre, en todos los aspectos de la vida, en categorías en las que se incluyen otros seres; no me gusta hacer distinciones porque me parece que somos exactamente lo mismo que lo que nos rodea, no hay diferencias. Entonces, ¿qué sentido tiene esa naturalidad ajena al hombre?, ¿dónde estamos nosotros entonces?, ¿no somos parte de la naturaleza?.

25 de febrero de 2012

Espejo en el cielo


Siempre vemos la misma Luna, y sin embargo, hay veces que parece nueva, como si fuera una total desconocida en nuestras vidas. Esta noche, nos miraba desde el cielo una Luna preciosa, era pequeña, pero su perfil era encantador.

Resulta que volver a Zaragoza evoca esas mimas sensaciones; las mismas que la Luna desconocida. La ciudad que me acogió los primeros 18 años de vida, ahora se presenta casi como una desconocida. Sus calles, sus casas, su cielo, ...todo me es familiar y a la vez extraño. La vida a tan sólo 300km de distancia resulta enormemente diferente, y entonces, se despiertan rayos ahí adentro; creo comprender mejor al hermano que siente que su patria esta fuera de donde nació, o al laureado científico que lo deja todo para dedicar su vida a la tranquilidad espiritual.

Conforme avanzo más dudas surgen, todavía me queda por encontrar ese lugar donde nacer.


19 de febrero de 2012

La empatía y la evolución

Lo que les voy a contar resulta obvio, y cuando lo lean van a pensar que menuda estupidez estoy diciendo, pero aún así me resulta una de esas cosas que de tan claras necesitan una explicación. ¿Alguna vez se han preguntado por qué no sienten ningún tipo de pena al chafar una mosca?, al fin y al cabo es un ser vivo más. Y, por qué ese sentimiento sí surge cuando observamos un perro agonizante, o mejor aún, vemos la cara triste y enjaulada de un chimpancé.


La cuestión parece relacionarse con la distancia evolutiva, es decir, nosotros, vertebrados, sentimos gran empatía hacia otros mamíferos, especialmente hacia otros primates antropomorfos. En menor medida hacia perros, gatos, osos, ... después aves, reptiles, peces, ... y por último son los invertebrados, seres que se parecen poco a nosotros, con los que tenemos menor afinidad empática. 

Me resulta una explicación "científica" de un hecho obvio que cualquiera puede intuir, casi rimbombante, aún así me parece un bonito matiz el que la explicación aporta.