14 de septiembre de 2011

Vivan las fiestas patronales


Lo que escribo a continuación era lo que pensaba antes de que las hormonas invadiesen mi cerebro, después estuve un tiempo ciego y, parece que ahora poco a poco las concentraciones de esos pequeños guerreros van bajando ahí adentro. Me gustaría hablar de las fiestas patronales.

Cada año, cada verano, se celebran por toda España en honor de aquel Santo o aquella otra Virgen. Recuerdo hace tiempo preguntarme para mí mismo, ¿Qué es lo que celebra toda esta gente?. Aun no he llegado a la respuesta. No soy capaz de encontrar ningún sentido a todas esas celebraciones, aún más cuando el argumento para ellas en la mayoría de los casos es, "es una tradición". Me niego rotundamente a aceptar las cosas porque sean tradición, y perdónenme los lectores, me parece un argumento vacío y absurdo por sí solo. La mayoría de la gente sólo sigue el camino que deja la hormiga de delante. Intentaré explicar por qué. 

Quizá haya que respetar algunas cosas que lleven aquí mucho tiempo (tradición), pero no le demos la vuelta a la tortilla. Intentaré respetar las cosas por las cualidades que las hacen llevar aquí mucho tiempo, y no por el simple hecho temporal. Si algunas tradiciones han perdido los valores que las hacían válidas antaño y sólo se mantienen en el tiempo por la gravedad. Hemos de eliminarlas. 

¿Cuánta gente durante las Fiestas del Pilar en Zaragoza, rinde culto a su Virgen?. Y, ¿en el resto de pueblos y ciudades de España?. El verdadero sentido de todas esas fiestas creo que se ha perdido en la mayoría de los ciudadanos (no digo que en todos). Por el contrario, hordas de personas, y en especial gente joven (todo este post está escrito a cuenta de los miles de jóvenes que están esperando la mejor escusa para sacar la botella a la calle, y en especial por aquellos que no tienen otra motivación en sus vidas), sale a la calle con la única preocupación que agarran la mayor borrachera posible. Si para mí todas estas fiestas significaran algo, estaría absolutamente entristecido al ver el panorama actual. Todo ello me hace pensar que la mayoría de las personas tienen una vida demasiado aburrida y a la mínima que pueden, aprovechan a salir de sus casas y darle algo de "vidilla" a la rutina. 

Probablemente seré parte de alguna de estas grandes mentiras en los próximos meses. Intentaré encontrar un equilibrio difícil de conseguir. No sé si es mejor saberse o no saberse en esa enorme fila de hormigas... mañana volveré a sentir el viento en la cara, y si la cosa se da bien los prismáticos harán su trabajo, en este caso, acercar pajaricos.

2 comentarios:

  1. Menos mal que hay mañanas como las de hoy ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Cada vez pueden ser más escasas, pero mantenerlas con el paso del tiempo es genial.

    Cuidate Torzu¡¡

    ResponderEliminar

El administrador no se hace responsable de las opiniones, ni de los comentarios que los usuarios dejan en el blog.

Por favor, no realices comentarios hirientes. Mantén el respeto en todo momento.

El administrador tiene la total potestad para borrar aquellos comentarios que crea inconvenientes por su contenido.