23 de marzo de 2011

El límite de un individuo


El cambio de cuatrimestre ha traído consigo nuevas asignaturas, y con ello nuevas cosas en las que pensar.

Al empezar a estudiar los principales filos zoológicos, una idea me ha llamado la atención. Hay muchos grupos de animales que tienen una forma curiosa de reproducirse. Cuando se rompen (o se "autorompen") se produce la regeneración del fragmento roto. 

Así pierdan la mitad del cuerpo, o un pequeño trozo, esos fragmentos son capaces de regenerar un nuevo individuo completo, eso sí, manteniendo la polaridad del cuerpo (una "cola" regenera la cabeza y el fragmento original sigue siendo lo que era).

Es algo sencillo, un tipo de reproducción asexual (o, a veces accidental), pero, me surge una pregunta. Imaginen un individuo que se rompe y forma dos, con su "cabeza", su cuerpo, ... 

El individuo de partida, en cual de los dos fragmentos queda ahora? y, el nuevo ser? es el mismo, o es otro nuevo? Estoy seguro de que es una estupidez producto de nuestra manía por comparar todo con un modelo antropológico.

¿Dónde está el límite de un individuo?